ESPACIO DE SALUD
Gijón 985 35 15 76 | Avilés 985 520 348

Sangre propia contra el desgaste de cartílago

AINHOA IRIBERRI | MADRID

Sangre propia contra el desgaste de cartílago

Tratar la artrosis con factores de crecimiento se está popularizando, pero no está incluida en la sanidad pública. / RS

¿Del qué al cómo?

El equipo del doctor Vicente Díez acaba de empezar el que, a su juicio, es el primer estudio que cuantifica los resultados con terapia de factores de crecimiento. «Es un trabajo pionero que objetiva los resultados que se obtiene con estas terapias», explica el traumatólogo. En colaboración con el Instituto de Medicina Avanzada, se trata de determinar ciertos parámetros en el líquido sinovial (de la rodilla) de 40 pacientes. Para ello, han empezado a medir tres tipos de moléculas en dicho líquido: las moléculas protectoras, las de degradación (aquellas que dicen que se está destruyendo cartílago) y las perjudiciales. Puesto que las mediciones se llevan a cabo antes del procedimiento y en otras tres ocasiones posteriores, los resultados darán luz sobre lo que ocurre bioquímicamente en esa rodilla. «Se trata de ver que va bien a intentar explicar por qué y correlacionar esos resultados con la práctica clínica», explica el doctor Díez.
No está claro cuánta gente sufre artrosis de rodilla, la enfermedad de las articulaciones más frecuente y que consiste simplemente en un desgaste del cartílago. Un estudio vasco publicado en la prestigiosa ‘Archives of Internal Medicine’ en 2003, lo cifraba en alrededor de un 40% en mujeres y un 20% en hombres mayores de 60 años, porcentaje que aumentaba con cada década. La teoría dice que una artrosis se acabará arreglando con una prótesis, pero ni los médicos ni los propios pacientes son partidarios de entrar en quirófano demasiado pronto.
Sin embargo, desde hace relativamente pocos años, una técnica es la estrella para estos pacientes intermedios, aquellos que no quieren entrar en quirófano, pero que no se resignan a tener una peor funcionalidad. Son los llamados factores de crecimiento y su uso por deportistas como Rafael Nadal (en su caso, no para la artrosis), han conseguido que se popularicen, como explica el doctor Vicente A. Díez, traumatólogo de la Clínica Nuestra Señora del Mar de Madrid.
La parte positiva de este procedimiento, perteneciente a las llamadas terapias biológicas y consistente en la aplicación de plasma enriquecido con proteínas que actúan como mediadores biológicos, es que consigue una mejoría importante en los pacientes y retrasa, e incluso puede evitar su entrada al quirófano. La parte negativa: son terapias que solamente se aplican en centros privados, tiene un coste de entre 1.800 y 3.000 euros y tampoco garantizan al 100% que la prótesis no vaya a llegar.
Para el doctor Díez, el hecho de que no estén incluidos en la sanidad pública podría explicarse, entre otros motivos, porque no existen aún estudios de coste eficacia, aunque sí los hay de este último parámetro. El director científico del Institut de Teràpia Regenerativa Tissular de Barcelona, doctor Luis Orozco, cree que la técnica acabará entrando en la sanidad pública, pero que «requiere de unos tiempos». «El beneficio es evidente y el coste beneficio también». Sin embargo, este especialista considera que la terapia ha tenido «cauces de entrada irregulares», porque tiene «formas de producción dispares».
En este sentido, el doctor Díez advierte de que su popularización, por el empleo en deportistas de élite y en personas conocidas como el Rey Juan Carlos I, ha hecho que «suceda como con la medicina estética» y que se haya llegado a ofrecer «hasta en gimnasios». Por esta razón, anima a decidir muy bien dónde se lleva a cabo el procedimiento, que siempre tendrá que hacerse en un centro sanitario. «No se trata de que te ofrezcan factores de crecimiento, te han de explicar muy bien qué se va a insertar, cuánto y cómo, así como la experiencia que han tenido con la técnica», puntualiza el doctor Orozco. María Jesús Mingo, una paciente del doctor Ruiz, se hizo el tratamiento en las dos rodillas y, aunque reconoce que aún a veces le duele, tiene claro que ahora «puede andar con más fuerza» y le cuesta mucho menos levantarse».
El pago por el procedimiento
«No sé cuánto durará, pero tengo claro que hay que disfrutar el momento», explica María Jesús. Tener que pagar para aplicarse este procedimiento no es importante para esta mujer de alrededor de 60 años, pero no porque le sobre el dinero. «Estamos mentalizados, por ejemplo, de que tenemos que pagar por arreglarnos la boca, pero no para esto; para mí, se trata de un dinero bien invertido», concluye.
La aplicación de esta técnica, que consiste en preparar un plasma rico en factores de crecimiento a partir de la sangre del propio paciente tiene varios pasos. En primer lugar, se extrae la sangre junto con un anticoagulante; a continuación, se trasvasa la sangre al sistema cerrado estéril que se vaya a utilizar para el procesado de la misma y la obtención del plasma. En tercer lugar, se centrifuga para, a continuación, separar el plasma pobre del rico en plaquetas. Este último se activará para obtener el plasma rico en factores de crecimiento, que se inserta en la rodilla del paciente con una aguja fina que no requiere de anestesia. Se trata, por lo tanto, de un proceso complejo, que requiere de una maquinaria de última generación.

Noticias y novedades

Tratamientos de belleza: MICRODERMOABRASION

Estética facial
Mejora las manchas solares y las arrugas superficiales proporcionando una piel con un aspecto más joven y fresco.

Consultar

Contacta con Belladona

Belladona Gijón +34 985 35 15 76
Belladona Avilés +34 985 52 03 48

Si lo prefieres también puedes escribirnos desde nuestro apartado de contacto »

Plan de igualdad y compromiso

Comprometidas con la igualdad Comprometidas con la igualdad