ANA BELEN PEREZ 28/06/2012

DON BENITO-VILLANUEVA DE LA SERENA CONCLUSIONES DE UN TALLER IMPARTIDO PARA FAMILIAS POR UN PSICOLOGO Y SEXOLOGO

Casi un centenar de profesionales y familiares de personas con discapacidad intelectual de toda la comarca se han reunido en el Espacio para la Creación Joven de Villanueva para asistir a un taller formativo sobre la sexualidad en la persona con discapacidad. Ha sido organizado por la Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad Intelectual o del Desarrollo de la región (Feaps) y coordinado por Aprosuba-9.

El objetivo del mismo ha sido concienciar a las familias sobre el derecho que tienen las personas con discapacidad intelectual a vivir una sexualidad sana.

El encargado de impartirlo ha sido el psicólogo y sexólogo Carlos de la Cruz, para quien lo primero que hay que tener presente es que “las personas con discapacidad también son sexuadas y necesitan educación sexual” y destacaría un plus, que “no hay que esperar a que pregunten”.

Han trabajado en tres direcciones: que las personas con discapacidad aprendan más a conocerse físicamente, que aprendan a aceptarse y que se sientan verdaderos hombres y mujeres, y que aprendan a resolver las conductas sexuales de manera que resulten satisfactorias”. Concluye que las dudas y temores más frecuentes que tienen sobre este tema es “hacerlo mal y no sentirse capaces de hacerlo bien. Y eso– precisó– pasa en todas las familias tengan o no miembros con discapacidad intelectual”. El consejo que les da es: “Que tu hijo aprenda que cuenta contigo, y tener disposición a hablar”.

Este taller está enmarcado dentro del Programa de Apoyo Familiar de Feaps Extremadura y la elección del tema de la sexualidad se debió a la gran demanda de las familias acerca del mismo. El desarrollo ha sido en dos sesiones; una matinal dirigida exclusivamente a los profesionales de las asociaciones pertenecientes a la federación, y otra vespertina para las familias.

Los temas tratados hacen referencia a cómo potenciar desde las familias el apoyo a las personas con discapacidad intelectual para que vivan una sexualidad sana; el derecho a desarrollarla; y la sexualidad y la afectividad de la persona con discapacidad intelectual con grandes necesidades de apoyo. Simultáneamente, este mismo taller se ha impartido en otras asociaciones.