Porque la educación en igualdad empieza desde el minuto cero de nuestro nacimiento, porque se refleja en cada actitud, en cada broma, en miles de gestos a los que nos hemos acostumbrado… Por eso es tan importante una ley integral de educación sexual.